EL MURO VIOLETA DE CONIL YA ES UNA REALIDAD QUE NACE GRACIAS A LA IMPLICACIÓN DEL AYUNTAMIENTO Y DE UN GRUPO DE MUJERES COMPROMETIDAS CON LOS DERECHOS SOCIALES

El muro color violeta viste, desde ahora, la bajada del Chorrillo en reconocimiento a todas las mujeres y como reivindicación de una sociedad igualitaria. Un proyecto fruto de la participación colectiva de la delegación de Mujer e Igualdad y de un grupo de mujeres comprometidas con los derechos sociales.

“Este muro refleja las historias de estas mujeres que siempre han estado luchando por la igualdad, por la solidaridad y por la justicia. Fueron verdaderas pioneras que no quisieron resignarse. Esto es un ejemplo claro de cómo tenemos que ir como pueblo y de cómo tenemos que ir como sociedad”, declaraba Juan Bermúdez, alcalde de Conil.

Las protagonistas de este muro son Clara Campoamor, Ana Orantes, María Silva Cruz (la Libertaria), Margarita Salas, Blanca Betanzos y dos mujeres conileñas como son Rosario González Matos (primera mujer concejala de un Ayuntamiento democrático en Conil) y Antonia Camelo Ramírez (represaliada y duramente castigada durante la guerra civil), así como la figura de una mujer trabajadora que representa a la mujer de ayer y de hoy.

“El arte es la herramienta más poderosa de sensibilización”. Con estas palabras Anabel Moreno, concejala de Mujer e Igualdad, ponía de manifiesto la importancia de este muro que, a modo de arte reivindicativo, reclama una sociedad igualitaria, donde hombres y mujeres tengan los mismos derechos y las mismas oportunidades.

Las artistas encargadas del diseño del mural han sido Abril Murillo y Paz Bey, y para su realización han contado con la colaboración de diferentes colectivos, institutos de Conil y mujeres comprometidas con los derechos sociales. Todos y todas han mostrado, con un trazo de color sobre el mural, su implicación, sus ganas de verdad, justicia y reparación.

Un muro que no está firmado y, por tanto, como afirma la concejala de Mujer e Igualdad, “el muro es de todos y todas, es del pueblo de Conil, así que ahora nos toca defender lo que significa y lo que representa”.